Síguenos en las Redes Sociales

El láser en dermatología pediátrica: ¿cómo funciona?

Bienestar

El láser en dermatología pediátrica: ¿cómo funciona?

En la actualidad, se emplea el láser en dermatología pediátrica y en otra amplia variedad de ámbitos. Un láser es un dispositivo que emite un haz de luz muy potente. Este dispositivo, concentra la luz en un haz estrecho, a través del cual puede emitirse ese haz concentrado con suma eficacia. A continuación te contamos más al respecto.

¿Cómo funciona un láser?

Un dispositivo láser utiliza un efecto de la mecánica cuántica para poder generar un haz de luz con tamaño, forma y dirección controlada.

Por lo general, los rayos de luz, como cuando provienen del sol, viajan en forma radial con respecto a su fuente y disminuyen con la distancia. Sin embargo, un láser es una fuente lumínica que viaja en forma paralela y su energía prácticamente no disminuye con la distancia.

La diferencia fundamental entre el láser y la luz pulsada (IPL) es el tipo de luz. La luz pulsada (IPL) consiste en una fuente de luz pulsada de banda ancha, mientras que el láser es una fuente de luz coherente monocromática.

El láser en dermatología pediátrica permite concentrar una gran cantidad de energía en un punto en lugar de en la piel circundante. Por este motivo, el láser profesional ofrece resultados rápidos.

El láser en dermatología pediátrica

El láser en dermatología pediátrica
El láser en dermatología pediátrica sirve para promover el proceso de cicatrización.

Una de las herramientas más importantes para el tratamiento de afecciones dermatológicas en pediatría es el uso del láser para promover la cicatrización. Esto mejora tanto la apariencia como los síntomas de las mismas.

El láser en dermatología pediátrica reduce el exceso anormal de vasos sanguíneos que forman las cicatrices rojas. También consigue este efecto en las marcas de nacimiento bajo la superficie de la piel, lo que origina una disminución en el aspecto rojizo.

Lee también: Angioma: qué es, cuáles son sus síntomas y cómo se trata

El láser de CO2

Actualmente, el láser ablativo y fraccional, también conocido como láser de dióxido de carbono o CO2, permite a los especialistas localizar el colágeno grueso y fibroso de las cicatrices contraídas e hipertróficas.

Esto se logra a través de la creación de miles de pequeños agujeros en la superficie y materia de la cicatriz mientras que deja las áreas adyacentes sin tocar. El láser ablativo y fraccional  sirve para tratar las diferentes características de las cicatrices hipertróficas.

Esto suaviza, adelgaza y le otorga elasticidad al tejido cicatrizante. En diferentes configuraciones, las pequeñas lesiones focales de la epidermis y la dermis pueden hacer que la superficie esté más uniforme y corregir anomalías en la pigmentación.

Los resultados han demostrado una mejora profunda en la calidad y la apariencia de los injertos de piel. Así como en las cicatrices tras una lesión por quemadura.

También te puede interesar: Mitos y verdades de la depilación con láser

Ventajas del tratamiento láser en dermatología pediátrica

Ventajas del tratamiento láser en dermatología pediátrica
El uso de láser en dermatología pediátrica es un tratamiento ambulatorio con interesantes ventajas.

Una de las ventajas más significativas de los tratamientos con láser en dermatología pediátrica es la simpleza con la que estos se llevan a cabo. Los pacientes reciben tratamiento con láser para cicatrices de manera ambulatoria, esto permite que el tratamiento sea continuo sin interferir en el trabajo escolar o en la vida social del niño.

De esta forma se evita o disminuye el ingreso hospitalario. Además se minimiza el daño quirúrgico, el sangrado y evita o disminuye el dolor postoperatorio. Por si fuera poco, acelera la cicatrización.

Prevención de la formación de cicatrices

Las cicatrices son una parte natural y esencial del proceso de curación. Mientras recuperan la integridad de la piel, pueden causar síntomas y a menudo son antiestéticas una vez que la herida se cierra.

Las cicatrices, incluidos los queloides, surgen después de quemaduras, cortes y cirugía, aunque también como consecuencia de afecciones como el acné.  Cuando una herida se cierra, surge una cicatriz que se hace visible.

Esto se debe a que el tejido de la cicatriz, a diferencia del tejido natural de la piel, no regenera todos los componentes de la piel normal y, por lo tanto, tiene un aspecto diferente.

Cuando un niño sufre quemaduras graves, la epidermis y la dermis de la piel normal quedan destruidas. La herida se cierra al producir colágeno fibroso que da lugar a la formación de la cicatriz.

Concluyendo

El láser en dermatología pediátrica constituye una herramienta clave para promover la cicatrización en caso de afecciones o lesiones dermatológicas. No solo las mejora en apariencia, sino que ayuda a calmar los síntomas en caso que se presenten.

Let’s block ads! (Why?)

Continuar leyendo
Advertisement

Te traemos las últimas tendencias de manera resumida, objetiva y en español. Comparte nuestro contenido y ayúdanos a llegar a más personas. Síguenos en Facebook y Twitter para recibir nuestras últimas actualizaciones al instante.

Click para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias en Bienestar

Arriba