Síguenos en las Redes Sociales

El A-68 era el mayor iceberg de la Tierra. Tras verter 150 veces el consumo de agua de un país, no existe

Destacado

El A-68 era el mayor iceberg de la Tierra. Tras verter 150 veces el consumo de agua de un país, no existe

El A-68 era el mayor iceberg de la Tierra. Tras verter 150 veces el consumo de agua de un país, no existe

Con 5.719 kilómetros cuadrados, era el iceberg más grande de la Tierra cuando se formó, según el British Antarctic Survey. Un monstruo colosal que se movía lentamente por las aguas australes. Para que os hagáis una idea, este megaiceberg tenía el doble de tamaño de Luxemburgo cuando se separó de la plataforma de hielo de Larsen (Antártida) en 2017. Nadie querría encontrarse con él en alta mar.

Durante dos años, el gigante de un billón de toneladas métricas conocido como A-68 estuvo a la deriva cerca de la civilización, en las frías aguas del mar de Weddell antes de viajar hacia el norte y amenazar la isla británica de Georgia del Sur, a unos 4.000 kilómetros de su origen. Esto generó temores de que se atascara en el lecho marino, bloqueara las corrientes oceánicas y obstruyera el paso de miles de pingüinos y focas.

Pero a principios de 2021, había desaparecido.

Ahora ha llegado el momento de medir el impacto que ha tenido este titán. Investigadores del Centro de Observación y Modelado Polar (CPOM) y el British Antarctic Survey (BAS) han completado el balance de la vida y desaparición del A-68 con uno de los estudios más detallados que se han llevado a cabo hasta la fecha sobre este tipo de fenómenos, publicando sus hallazgos en la revista Remote Sensing of Environment.

Los investigadores que rastrearon su viaje a través de satélites de la ESA calcularon que desde finales de 2020 hasta que se derritió en 2021, A-68 liberó un total estimado de 152.000 millones de toneladas métricas de agua dulce rica en nutrientes en el mar. Esto es nada menos que alrededor de 150 veces la cantidad de agua utilizada diariamente por todos los ciudadanos del Reino Unido. También el equivalente a 20 veces el agua en el lago Ness de Escocia, o 61 millones de piscinas olímpicas.

Según los autores del estudio: «Una perturbación que podría tener un impacto profundo en el hábitat marino de la isla». Para abril de 2021, A68 se había roto en innumerables fragmentos pequeños que no podían rastrearse. Pero sus impactos en el ecosistema han sido mucho más duraderos.

Un mapa del viaje del iceberg A-68A. Datos de Copernicus Sentinel (2021), procesados ​​por la ESA; Base de datos de seguimiento de icebergs antárticos.

Ancho, pero extremadamente delgado: al principio, A68 tenía un espesor promedio de 235 metros. Ahora se reconoce que los témpanos tabulares gigantes, o de cima plana, tienen una influencia considerable dondequiera que deambulen. Sus aportes de agua dulce alterarán las corrientes locales. Y todo el hierro, otros minerales e incluso la materia orgánica recogidos a lo largo de sus vidas y posteriormente arrojados al océano sembrarán la producción biológica.

Posibles impactos ambientales

Si la quilla de un iceberg es demasiado profunda, puede atascarse en el fondo del mar. Esto puede ser disruptivo de varias maneras diferentes; las marcas de socavación pueden destruir la fauna, y el propio témpano puede bloquear las corrientes oceánicas y las rutas de alimentación de los depredadores. Sin embargo, la investigación revela que A-68A chocó solo quizás con el fondo del mar y se rompió poco después, lo que lo hace menos riesgoso en términos de bloqueo.

Cuando llegó a las aguas poco profundas alrededor de Georgia del Sur, la quilla del iceberg se había reducido a 141 metros por debajo de la superficie del océano, lo suficientemente poco profunda para evitar el lecho marino, que tiene alrededor de 150 metros de profundidad.

Una visualización de la cantidad de agua liberada por el iceberg A-68. ACPOM/ESA/Google basemap

El destino de los icebergs

Los icebergs se forman cuando trozos de hielo se desprenden de las plataformas de hielo o de los glaciares y comienzan a flotar en aguas abiertas. Su formación es parte de un proceso natural, aunque puede acelerarse por el calentamiento del aire y las temperaturas del océano debido al cambio climático causado por el hombre. La temperatura promedio de la superficie de la Tierra ha aumentado un grado centígrado desde el siglo XIX, lo suficiente como para aumentar la intensidad de las sequías, las olas de calor y los ciclones tropicales.

Pero el aire sobre la Antártida se ha calentado más del doble. Las capas de hielo sobre Groenlandia y la Antártida occidental contienen suficiente agua congelada para elevar los océanos una docena de metros, inundando ciudades y redibujando las costas del planeta.

A-68A en febrero de 2020.


La noticia

El A-68 era el mayor iceberg de la Tierra. Tras verter 150 veces el consumo de agua de un país, no existe

fue publicada originalmente en

Magnet

por
Albert Sanchis

.

Continuar leyendo

Más noticias en Destacado

Arriba